Traducción y derechos humanos

2

La celda del Cuartel de Caballería es fría y oscura. Desde la noche del viernes 29 de agosto de 1794, por orden del oidor Joaquín Mosquera, don Antonio Nariño y Alvarez está allí preso e incomunicado. El puntilloso ministro de la Real Audiencia y juez comisionado para instruir el proceso contra el prócer lo ha reducido a prisión, no importa si ha sido antes alcalde de la ciudad y ahora tesorero de Diezmos del arzobispo. Hay resentimiento y odio en Mosquera contra Nariño y, como para hacer méritos con el virrey, basado en la denuncia de un par de españoles de baja condición -Carrasco y González- el oidor sume al Precursor en la desgracia.

Se le acusa de haber traducido y hecho circular, a finales de 1793, -es probable que también fuera de la colonia- un impreso con la traducción de los diecisiete artículos promulgados por la Asamblea Nacional Constituyente de Francia dos años antes y que se dice van en contra de Dios y del gobierno del rey. La ideología de la revolución de la independencia está en marcha. Aunque ignora el turbión que arrollará su vida, sí conoce las repercusiones que para la libertad del Reino implica su decisión como editor…..

Continúa aquí la lectura de este interesante episodio de la biografía de Antonio Nariño (Colombia 1765-1823), considerado uno de los precursores de la emancipación de las colonias americanas del Imperio Español.

 

Anuncios

Violencia y traducción: Veena Das

978-958-8063-62-1

La antropóloga india Veena Das es una transgresora de las ciencias sociales no sólo porque parte de los “remolinos emocionales”, como ella dice, de quienes habitan las franjas más empobrecidas de la sociedad, sino porque cree firmemente que estudiando el paisaje de lo cotidiano es como se llega a descubrimientos extraordinarios que pueden ayudar a resolver las necesidades de una comunidad. Su obra trasciende la escena local de la India y se propone como una reflexión fundamental sobre los efectos corrosivos de la violencia y la necesidad de adelantar y permitir la reparación para restablecer espacios de coexistencia social.

Entre su interesante bibliografía he encontrado el artículo “Violencia y traducción” en el libro Sujetos del dolor, agentes dignidad (pág. 152), en el que aborda la temática de la traducibilidad de las culturas en el marco del acontecimiento público de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York:

“La forma en que la política de duelo en el ámbito público ha reformulado estos eventos en términos de genealogías en conflicto, suscita el problema de traducción entre las diferentes formulaciones a través de las cuales se interpretaron estos acontecimientos y, de hecho, se experimentaron.

Hoy día, podemos discernir dos perspectivas opuestas sobre la diferencia cultural una que hace énfasis en el antagonismo entre las culturas humanas, como ocurre en una versión de la tesis sobre ‘el enfrentamiento entre civilizaciones’, y otra que resalta la producción de identidades a través de la circulación y, por ende, el carácter borroso de las fronteras. Ambas, sin embargo, se basan en la presuposición de que las culturas humanas son traducibles. En efecto, sin algún poder de traducibilidad de sí que hace posible que nos imaginemos usando las categorías del otro, las culturas humanas no podrían vivir en ningún registro de lo imaginario. La negación radical de esta traducibilidad por ambos lados del presente conflicto es lo que más me inquieta, aun cuando debo señalar que esto no equivale a suscribir una visión de la justicia según la cual esta distribuye las culpas por igual.

[…]

¿Podríamos ser capaces de condolernos con los sobrevivientes del 11 de septiembre sin necesidad de apropiar su dolor para otros proyectos más grandiosos? Aunque soy pesimista de que existan las condiciones para esta posibilidad cuando los lenguajes de la división son tan virulentos en el ámbito público, –rezo para estar equivocada.”

Recomiendo leer el artículo completo de Veena Das y por, supuesto, el resto del libro, publicado por la Universidad Nacional de Colombia, Pontificia Universidad Javeriana (Instituto Pensar) y Francisco A. Ortega (ed.).

La traducción sin fronteras-Amnistía Internacional

La traducción en Amnistía Internacional es una interesante reflexión de Laura Turrau, responsable del Departamento de Traducción y Edición de esta organización, sobre la tensión permanente entre la profesionalidad lingüística de la traducción especializada y “la inmediatez y rigor que precisa la diversidad de usuarios finales de nuestros textos” para lograr los propósitos de denucia, presión política, concienciación y movilización social que pretende la ONG.

ai

Algunos otros temas interesantes que menciona Laura en su artículo son la teoría de “los confiables puntos y las sospechas comas” en temas tan sensibles como los derechos humanos, la incorporación de neologismos propios del sector y del lenguaje no discriminatorio, la traducción a lenguas minoritarias como expresión de multiculturalidad o el dilema quen suponen para la traducción la corrección política y la manipulación del lenguaje.

… ¡pasen y lean!

 Contacto: caminovillanueva@yahoo.es

E

La tarea del traductor (o traductora)

Artículo del catedrático de Filosofía de la Universidad de Barcelona Miguel Morés publicado en El País,  en el que analiza la creación del Basic English (British-American Scientific International Commercial English) desde la perspectiva del famoso ensayo de Walter Benjamin.

Traducción y cultura

Este es un interesantes artículo de Miguel Sanz, miembro de la Real Academia Española que trata, por una parte, de casos en que no sólo hay dos culturas unidas por el puente de la traducción, sino tres o más y, por otra, de la confusión actual de culturas y sus repercusiones en la traducción.

http://estafeta-gabrielpulecio.blogspot.com.es/2010/02/miguel-saenz-traduccion-y-cultura-en-el.html