Traducción intercultural jurídica: Cherán

Cartel-sesión-1-Seminario-DSPJMTraducción intercultural y ecología de saberes jurídicos en la experiencia de Cherán, México

El pasado 10 de abril de 2018 se celebró el Seminario Internacional “El diálogo de saberes y las prácticas jurídicas militantes en América Latina” en el contexto del proyecto de investigación coordinado por Orlando Aragón Andrade, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Uno de los textos base para para comenzar a construir ejes de análisis que orientaran la discusión que se buscaba generar en el Seminario fue Traducción intercultural y ecología de saberes jurídicos en la experiencia de Cherán, México. Elementos para una nueva práctica crítica y militante del derecho, de Orlando Aragón.

No está por demás advertir que la traducción intercultural y la ecología de saberes jurídicos que guían la práctica de derecho que hemos construido desde nuestra experiencia no son procedimientos y operaciones mecánicas, ni homogéneas. Como ya lo advertí descansan, al igual que cualquier uso contra hegemónico del derecho estatal, en un terreno ambiguo. En nuestro caso la tensión entre la inclusión de la voz y el conocimiento de la comunidad en relación a la eficacia que nuestras intervenciones pueden tener en el campo judicial o legislativo siempre es delicada e inestable. De hecho, las reuniones que solemos tener con los representantes de la comunidad suelen no ser fáciles, ni llegar a acuerdos rápidos e inmediatos…

El autor discute la posibilidad de repensar las prácticas jurídicas militantes desde de la ecología de saberes jurídicos. A partir de una experiencia de trabajo que se extiende por más de seis años con la comunidad purépecha de Cherán, muestra cómo se ha construido una práctica jurídica que no sólo defiende a sectores subalternos o movimientos sociales de grupos hegemónicos, sino que ha desplazado su potencial crítico al espacio mismo de producción de la práctica jurídica. De tal manera, que con datos empíricos obtenidos de varias intervenciones en dos campos de producción jurídica estatal distintos, el judicial y el legislativo, muestra el lugar, las potencialidades y las limitaciones de esta práctica jurídica militante que intenta fundarse en una lógica epistemológica horizontal, diferente a la que denomina como la del “abogado rey”.

Esta intervención supuso un trabajo de traducción intercultural en donde los abogados explicamos a los representantes de Cherán el derecho a la consulta previa, libre e informada, sus alcances en el derecho internacional de los derechos humanos y su regulación en México. No obstante, la redacción de los artículos no solo se basaron en el conocimiento técnico del derecho, que en todo el momento estuvo sujeto a la aprobación de los representantes, sino en la experiencia de la consulta realizada en 2011 en Cherán, en el reciente proceso de cambo de CMGC…

Pincha aquí para acceder al texto completo publicado en la web del Colectivo Emancipaciones

Anuncios

Sociedad, traducción y cultura

logo7pclogo8c

Sociedad, traducción y cultura
Jorge Avendaño-Inestrillas
Jefe del Departamento de Publicaciones, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México (México)

Antes de entrar de lleno al tema de estas reflexiones personales quisiera repetir el título de las mismas: «Sociedad, traducción y cultura».
¿Por qué esos tres conceptos? ¿ Por qué en ese orden y no en otro? Porque creo que la traducción, el traductor, ha sido, es y seguirá siendo un eslabón fundamental entre la sociedad y la cultura; entre las sociedades y las culturas.

El hombre ha sido traductor desde siempre. Los hombres primitivos tradujeron el lenguaje del viento, el mar y de las estrellas. Observaron
los fenómenos de la Naturaleza y los interpretaron para conocer su significado, sus consecuencias, los peligros que anunciaban. Tal vez el primer traductor tenía algo de mago.

Traducir es decodificar. El traductor transforma un lenguaje cifrado en un lenguaje comprensible para todos. Ejemplos sencillos de esos lenguajes cifrados son el telégrafo, con su clave Morse; las banderas de colores por medio de las cuales los marineros transmiten mensajes de un barco a otro; los pictogramas de las cuevas de Altamira o los glifos de las estelas mayas. Todos ellos necesitan ser decodificados, traducidos, interpretados, trasladados a lenguajes conocidos.

[…]

La traducción es una tarea sensual. Un trabajo con los sentidos. Cuando perdemos la vista, afinamos el tacto y el oído para captar el mundo que nos rodea. Si quedamos sordos, tendremos que aprender el lenguaje de las señas. Si estamos en un país extraño al nuestro echaremos mano de un diccionario para hacernos entender con los demás.

Si te ha interesado este sugerente texto tanto como a mí, lee aquí el artículo completo de Jorge Avendaño-Inestrillas, publicado por  TREMÉDICA, la Asociación Internacional de Traductores y Redactores de Ciencias Médicas y Afines.