Traducción contra la exclusión: red COMUNICA

Logotipo Comunica 3“La lengua, como signo de identidad personal y colectiva, constituye un potentísimo elemento de integración o de inclusión en nuestra Europa comunitaria, convertida en el siglo xxi —una vez más— en el punto de destino de flujos de población de procedencia muy heterogénea, incluidos los propios países de la UE-27. España acoge hoy a una cifra de extranjeros que representa ya el 12% de su población total, aproximadamente el doble de la media de la UE, y que tiene en su mayor parte carácter permanente. En este contexto, las posibilidades de una inclusión social efectiva como ciudadanos de pleno derecho y en igualdad de condiciones requieren, aunque no solo, la eliminación de las barreras de comunicación entre dichos ciudadanos y los servicios públicos. […]

La red COMUNICA —Observatorio Permanente sobre Traducción e Interpretación en los Servicios Públicos— considera que la eliminación de los obstáculos para la comunicación en igualdad de condiciones entre, por un lado, personas de distintas lenguas y culturas y, por otro, los servicios públicos que intervienen en el día a día de nuestras vidas cotidianas puede contribuir a facilitar la integración de la población extranjera y a poner las bases de una convivencia intercultural.”

Este es un extracto de la participación de Icíar Alonso, de la Red COMUNICA sobre las conclusiones de las Jornadas sobre la Traducción y la Interpretación contra la Exclusión, organizadas en 2010 por los servicios de traducción de la Comisión Europea junto con el servicio de traducción e interpretación de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

La Red COMUNICA está formada por varios grupos de investigadores de diferentes universidades españolas ubicadas en las distintas Comunidades Autónomas del país. Su objetivo principal es convertirse en un Observatorio Permanente de la Comunicación entre lenguas y culturas en nuestro país, centrándose en el área específica de la Traducción e Interpretación en los Servicios Públicos (TISP), con conciencia crítica y comprometida.

Traducción contra la exclusión-Seti Comrade

Traducción e interpretación para personas en riesgo o en exclusión social

 logocomrade

“ENTRE LA LENGUA PROPIA Y LA LENGUA MUNDIAL HAY MUCHO ESPACIO, UN ESPACIO INMENSO QUE HEMOS DE SABER LLENAR…”
(Amin Maalouf)

“La labor del mediador lingüístico presencial, muchas veces poco valorado. El intérprete presencial, para determinados tipos de casos, especialmente los relativos a la situación de las mujeres y situaciones sociales, es un mediador necesario e indispensable, ya que hace que el usuario se sienta seguro y sea capaz de comprender y transmitir lo que las partes quieren comunicar. Los inmigrantes, muchas veces, deben expresar públicamente sus circunstancias personales, en las que pueden existir elementos como la vergüenza y la culpa, las cuales se ven sensiblemente mermadas por la presencia de la intermediación lingüística, siendo esto importante para crear una relación de confianza que se va forjando tanto con el trato personal como con el transcurso del tiempo. Interpretar es realizar una comunicación transcultural y para ello han de tenerse en cuenta diferentes aspectos: la importancia y rigidez que da la persona a la jerarquía y el género, así como la forma en que la persona concibe el espacio físico (cercanía física o no con el otro) y el tiempo (puntualidad, duración de la reunión) son de una gran relevancia.

El mediador interlingüístico de SETI [Servicio de Traductores e Intérpretes] forma parte de un proceso que mejora la comunicación y la relación que existe entre las personas, promueve la autonomía y contribuye a la inserción social de las minorías y de otros inmigrantes en situación de riesgo de exclusión social.”

¿Te ha gustado esta reflexión? ¿Quieres leer el discurso completo “Traducción e intepretación para personas en riesgo o en exclusión social” pronunciado por Uliana Stefanova, presidenta colegiada de la ONG COMRADE?

Pincha aquí

Personas migrantes y refugiadas: el derecho a una traducción de calidad-Cear

portada-informe-ingles

“Si leemos atentamente la definición de ‘persona refugiada’, la palabra en torno a la que gira dicha definición es ‘temor’. Este concepto define una diferencia fundamental entre ‘asilo’ e ‘inmigración’. Un refugiado no puede regresar a su país porque corre el riesgo de perder su vida y, en la mayoría de los casos, no decide dejar su país para mejorar su situación y ni siquiera elige el país al que se dirige. Además, hay muchos refugiados que se sienten culpables por haber abandonado la lucha y piensan que podían haber hecho algo más. Muchos de ellos incluso planean volver, en cuanto les sea posible o hayan terminado de formarse en España, para mejorar sus países. Esta característica marca tanto las circunstancias en las que llegan a nuestro país, como las carencias que tienen que afrontar. También se refleja en la labor que realizan los traductores e intérpretes que trabajan con solicitantes de asilo. Para empezar, el recelo, la desconfianza y el temor que experimentan, unidos a la necesidad de rememorar los sucesos que les han obligado a huir, sitúan al intérprete ante historias a veces muy duras, narradas por personas cuyo estado psicológico puede estar alterado y de las que es necesario ganar la confianza, ya que a una situación difícil, como es explicar datos muy íntimos a un desconocido, se suma la necesidad de que esté presente una tercera persona. Este tipo de interpretaciones requiere mantener un complicado equilibrio entre la empatía y el distanciamiento mínimo para poder mantener una actitud profesional. Este equilibrio resulta todavía más complicado en el caso de los idiomas menos habituales, que solo conoce un número bastante limitado de hablantes, procedente de una misma zona, lo que puede aumentar la desconfianza del usuario y la implicación del intérprete. En el caso del refugiado, el riesgo que puede derivarse de que se conozca su historia o su paradero puede ser real para él o para la familia que todavía se encuentra en el país de procedencia. Todo esto incrementa la necesidad de contar con un equipo que ofrezca las garantías necesarias y permita, siempre que sea posible, que el usuario pueda ser asistido por el mismo intérprete a lo largo del proceso. Estas necesidades son extremas cuando nos encontramos ante casos de violaciones y todo tipo de persecuciones por motivo de género, en los que el relato de los hechos puede resultar especialmente delicado.”

Este extracto tan bonito del artículo “Traduciendo para los refugiados: servicio de traducciones de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado“, escrito por Carmen Las Heras Navarro, del Servicio de traducción e interpretación de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, describe la importancia de una traducción especializada y de calidad (y de calidez) para la misión de la organización: defender y promover los de derechos humanos y el desarrollo integral de las personas refugiadas, apátridas y migrantes con necesidad de protección internacional y/o en riesgo de exclusión social.

En el mismo artículo, Carmen aclara también que la traducción y la interpretación resultan imprescindibles tanto para los inmigrantes como para los refugiados no hispanohablantes y, en algunas circunstancias, son un derecho reconocido legalmente, como en el caso de los solicitantes de asilo que tienen derecho a asistencia letrada e intérprete para la formalización de su solicitud.